Las Chillers: “La gente viene a nuestros conciertos a ser feliz”

captura-de-pantalla-2016-11-22-a-las-18-52-20

Hay conciertos a los que vas para escuchar en directo canciones que hacen que un escalofrío recorra cada poro de tu piel, otros a los que vas para bailar con tus amigos las canciones que más te gustan, a veces vas simplemente a descubrir nuevos talentos o simplemente por hacer un plan diferente. Pero ¿qué te parece eso de ir a un concierto a cantar esas canciones que TODOS nos sabemos y que por cierto, NINGUNO lo reconocemos?

Yo lo hice una vez. Fui a un concierto de Las Chillers, donde me encontré versiones de Laura Pausini, Rebeca, Camela e incluso ese Freed from desire de Gala, que bailé en la fiesta de final de curso de… ¿6º de primaria?  Y la experiencia fue realmente muy divertida. Por eso quería hablar con Las Chillers, un grupo que ha llegado para que nos desprendamos de esa coraza, dejemos los complejos en casa y nos divirtamos sin pensar en nada más. El otro día quedé a comer con una Chiller (Rocío Sáiz) y esto fue lo que me contó:

Hoy he dicho que había quedado con “una Chiller”, pero ¿qué es “una Chiller” en verdad?

Rocío: “Chiller” etimológicamente significa… Ni idea. Cuando nos pusimos el nombre del grupo nos llamamos Foaly and the Dirty Chillers. A mi, que soy la que intenta ser cantante, me llamaban “potrillo” y no por este rubio natural que tengo, sino porque no tengo mucho filtro a la hora de decir las cosas. Como las siento, las digo y las hago.

Decidimos que “potrillo” en inglés era “Foaly” aunque luego lo busqué y era “foquita”. Pero después de mucho tiempo, ya dos años con el grupo, vimos que era imposible de pronunciar y nos quedamos solo con Las Chillers. Una chica me dijo en un concierto que nuestro nombre era una mezcla entre “chill out” y “chillar”. Y mira, justo el tipo de música que hacemos: “Chilar”. (Risas)

Mucho chill out no veo yo en vosotras…

Rocío: Ya, eso pensé yo…

Aún hay mucha gente que no os conoce y la pregunta es obligada: ¿en qué momento decidisteis formar un grupo de versiones de este tipo?

Rocío: La bajista y batería que están ahora no son las originales del principio, eran Noe y Mariana. Mariana era la que cantaba bien del grupo, era la más talentosa, pero bueno, la tenemos en nuestros corazones. Empezamos con esto porque hay un festival que se llama “Hija qué seca Fest”. Se trata del primer festival del mundo (y el único, yo creo) de gente sin talento o con talento bien entendido. Y dijimos: “¿Por qué no montamos un grupo y trasladamos la fiesta que nos gusta hacer en nuestra casa a que todo el mundo pueda ser partícipe de eso sin tener que pagar una entrada abusiva?”. Como dicen dos amigas mías: “Hay que trasladar la fiesta de casa a la calle”. Y así formamos el grupo.

En jenesaispop definieron vuestro estilo como “verbena punk-rock” ¿Estáis de acuerdo con esa definición? 

Rocío: Sobre todo “anti verbena”. La idea era un poco pensar en esas fiestas de pueblo de Calahorra, en la que te arrimas al de al lado y cantas Francisco Alegre. Creemos que ese folclore nacional no debe perderse, pero tenemos que hacerlo un poco 2.0…  Y, ¿qué pasaba cuando cogíamos todas estas canciones en la línea de David Civera (que es la que yo quiero seguir)? Pues que al final nos salía todo un poco “punkarra”, porque aunque yo soy muy popera, las guitarristas tienen un rollo más rockero. Al final conseguimos aunar ambos estilos y nos sale punk, bakalao… Y bueno, también hacemos canciones de los 90… Pero sí, es un poco anti verbena porque lo que realmente nos gusta es una buena fiesta con un gintonic en copa de balón.

Sois un grupo compuesto en su totalidad por mujeres ¿Qué imagen ves de la mujer en la industria musical actual y en la música en sí?

Rocío: No la hay. Sí que hay mujeres muy buenas haciendo música, pero parece que hay que darse cabezazos contra la pared para que te tengan en cuenta y escuchen tu música. No es nuestro ejemplo porque nosotras no tenemos temas propios, pero sí que somos un poco el reflejo de que las mujeres sabemos divertirnos, bailar, somos guerreras y rompedoras. Las mujeres estaban un poco desaparecidas, pero estamos llegando poco a poco con mucha garra. En Madrid hay muchos colectivos, grupos, estamos dominando todos los estilos. No solo electrónica, punk, rock… Es todo. Estamos yendo a por todo y abarcando todo. Además estamos creando sinergias entre nosotras, como es “Princesas y Darth Vaders”, “Fiesta furiosa” y muchas nuevas iniciativas artísticas que están naciendo.

Y ¿crees que los festivales pronto se darán cuenta de que hay que apostar también por los grupos de mujeres (más de lo que están apostando actualmente, al menos)?

Rocío: No creo que haya que sacar más grupos de mujeres que de hombres, creo que tendría que haber grupos de mujeres y hombres de buena calidad. Y no me refiero a que toquen bien o canten bien, me refiero a grupos que transmitan lo que quieren hacer llegar.

Hasta aquí estoy de acuerdo en que todavía no ha habido un impulso de mujeres, pero sí que estamos fomentando que haya grupos de mujeres. Lo que pasa es que nos falta la base. Una vez que se ayude desde la base, desde la escuela, que se enseñe que las mujeres tenemos un montón de fuerza y creatividad para montar grupos e iniciativas de muy buena onda, cuando realmente se cree la industria femenina, que ya está emergiendo muy fuerte, ahí es cuando realmente los programadores y programadoras tienen que darse cuenta de que venimos con mucha fuerza.

Vais a tocar este viernes en la sala Arena junto a Las Bistecs, ¿qué se puede encontrar una persona que no os ha visto en directo nunca, en un concierto de Las Chillers?

Rocío: Qué no se va a encontrar sería… (Risas). Lo maravilloso que tienen estos conciertos es que no tenemos un target concreto. De repente viene tu tío de 70 años que nos ha visto en La Latina a una chavala de 18 años, o incluso El Dioni (de Camela), Rebeca, Chenoa… Porque es verdad que a nuestros conciertos ha venido gente de todo tipo, que lo que busca es escapar de la rutina. Vienen a ser feliz un rato y a cantar esas canciones que le da vergüenza reconocer que se sabe. Todos hemos aparentado que no nos gustan unas canciones, pero tú llegas al concierto de Las Chillers, te quitas la coraza y te vuelves loca cantando Camela. Y eso es lo que buscamos con nuestros conciertos, que la gente se vuelva loca, dé besos al de al lado… ¡Que se lo pase bien y sea feliz!

¿Tenéis previstas fechas fuera de Madrid?

Rocío: Acabamos de volver de Barcelona y ya nos están ofreciendo hacer cosas cosas fuera de Madrid. En realidad nuestro sueño es que tocar en una boda y ya nos han llamado. Estamos súper abiertas a tocar en bodas, bautizos, comuniones y cumpleaños porque sí, los festivales son bienvenidos, pero imagínate que tú te casas y el día más importante de tu vida llamas a Las Chillers. No hay nada más emocionante que formar parte del un día tan importante en la vida de una persona ¿no? Los conciertos pasan, pero un bautizo, una boda… ¡O el Día del Orgullo en Logroño! Que para ellos es súper difícil montarlo… Vamos, que estamos muy abiertas a estas alternativas. Y oye, si nos llama el Sonorama Ribera, habrá que planteárselo, que la Plaza del Trigo es maravillosa. O el Bbk… Puede ser un fin de fiesta maravilloso.

chillers-bistecs

Las Chillers están este viernes 25 de noviembre en la sala Arena de Madrid junto a Las Bistecs. Las entradas están a la venta en Ticketmaster. Más info aquí.

Deja tu comentario

  • Tranquilo, no lo publicaremos