****** El lugar de donde vienen las canciones

La música de Fon Román es lo que llevo escuchando toda la semana…

Mira que me habló de él hace ya muchos meses un fabuloso chico con barba al que siempre hay que hacer caso en esto las recomendaciones musicales. Pero Fon Román a mi me ha ido enganchando poquito a poco.

Entretelas‘ es su nuevo álbum y ahora soy yo quien recomienda que le “echéis un oído” los que aún no conozcáis a este grande.

Aquí os dejo un texto que aparece en su web para que sepáis un poquito más de qué va este álbum:
Entretelas (El lugar de donde vienen las canciones)

Coser en soledad para mostrar un tejido al mundo, un traje nuevo con viejas telas, telas en blanco y negro con tintes de color. Melodías del Hollywood soñado que sirven de telón de fondo al sonido buscado en las emociones que rodean un estudio de sonido, epicentro casual donde de nuevo Fon Román enfrentó entrañas y sueños.

De allí parten melodías y textos, los materiales en sus manos de tejedor. Una labor que le llevó a entender que las entretelas nos empujan y nos arriman al mundo. Con humildad y franqueza observó hasta comprender que antes del jardín están los pasos que nos llevaron allí. Por muy solitarios que éstos sean en la senda nos cruzamos con otras sendas, los hilos del camino. Es todo esto la prueba de nuestra insignificancia.

Fon decidió materiales, recordó que somos sólo necesidad que en algunas ocasiones nos convierte en historias sobre una pantalla con melodías de fondo. Tantos patrones y confecciones realizados con encuentros y vueltos a zurcir tras el desencuentro, que el pasado es un traje multiforme, policromático. Y para esperar la idea iluminada que da sentido al trabajo, a la propia vida, Román elije melodías clásicas del musical y se prueba su implacable visión del mundo, donde las entretelas son el guión.

Y Fon en su estudio, sentado, rodeado de retales compone para nutrir al mundo desnutrido de tanta palabra. Adopta otra voz porque si existe el que se resguarda tras la maleza, existe una voz ajena al traje, la voz del narrador olvidada ya entre tanto grito del yo, un tono melódico que a pesar de algún drama singular no haga perder nunca la rítmica cadencia del coser.

Las canciones se dejan influir por el sentido emocional y la producción queda en una herramienta al capricho del autor que ya exploró los vericuetos del sonido.Ahora mira antes del concepto, las historias que definen el impacto que de nosotros recibe el mundo.

Borja Ilián, 2010

Deja tu comentario

  • Tranquilo, no lo publicaremos