Feliz Día Mundial de la Radio

Desde PRISA Radio . Foto by @karlosveco
No soy locutora de radio. Nunca lo he sido pero, no voy a negar que una vez soñé con serlo. Veía tanta pasión por la música en la voz de Sira Fernández disfrutando en su órbita (“Yo quiero ser Sira” es una frase que salía constantemente de mi boca)… Había tanta vitalidad en la voz de Frank Blanco cuando discutía en antena con ella y hablaba de su intocable Amy Lee… Tanta complicidad en Tony Aguilar cuando se metía en la piel de todos los que estábamos esperando a que llamara a nuestro cantante favorito para felicitarle por su cumpleaños… Tanta alegría en esa voz que me despertaba todas las mañanas y me acompañaba al colegio riéndome de todo, Juanma Ortega. Y tanta verdad en su voz, la de quien me hizo quedarme un poquito más antes de explorar otro tipo de música, Ramón Redondo, con quien empecé a descubrir mucho de lo que hoy forma parte de mi iPod gracias a sus ingrávidas inquietudes. Y, por supuesto, aquel sentimiento y emoción que transmitía el más grande… Joaquín Luqui.
 
Una vez, me armé de valor junto a mi amiga Iré y decidimos escribir un e-mail a Frank Blanco. Queríamos conocer ese mágico lugar desde dónde nos acompañaban cada día todos esos nombres que formaban parte de nuestras vidas. Recuerdo perfectamente el momento en el que tras varios e-mails, recibimos ese “SÍ”. Una caja de bombones no era suficiente agradecimiento por aquello. Estuvimos emocionadas varias semanas y hoy, se lo sigo agradeciendo 9 años después (¡9 años! Madre mía…). 
 
Ahora trabajo aquí, paso casi cada día por aquella redacción que Frank nos enseñó entonces. Aún se me pone la piel de gallina cuando paso por el antiguo ‘Paul McCartney’ (Por cierto, ¿soy la única que se emocionaría si un día decidieran volver a inaugurar ese estudio como ‘Estudio Joaquín Luqui’?)…
 
Como decía antes, no soy locutora, ni siquiera trabajo directamente en la radio aunque gracias a ciertas personas he podido quitarme la espinita de hablar en directo en un estudio o colaborar con programas: ‘A vivir Madrid’ (Gracias, Mónica) o ‘Corrientes Circulares’, quienes me dan la oportunidad de hablar de música cada mes en Radio Elda…
 
Por eso, aunque no esté detrás del micro casi nunca, sí que trabajo cada día con música y es un lujazo estar aquí, al lado de esas personas que escuchaba desde mi habitación mientras soñaba con dedicarme a esto. Cruzarme con ellos por los pasillos, compartir los últimos descubrimientos musicales o hablar con mi querido ingrávido de los conciertos a los que hemos ido en los últimos días es prácticamente un sueño cumplido.
 
Y por eso hoy doy las gracias a todos los que me hicieron soñar con la radio, a todas esas personitas que detrás de su micrófono me ayudaban a descubrir música y me enseñaron a amarla. Sobre todo, David Álvarez, quien me enseñó a vivirla desde dentro y a admirarle cada día.
 
Y bueno, Luis, tú eres radio y darte las gracias por todo lo que me has enseñado es muy poco.
 
Feliz Día Mundial de la Radio a todos los que alguna vez la habéis amado.

Deja tu comentario

  • Tranquilo, no lo publicaremos