Los domingos están hechos para sentir la música

Me resulta imposible sacar tiempo durante la semana para escuchar música. No para escuchar música mientras trabajo, ni para escuchar música mientras estoy colgada de internet pensando en qué tengo que hacer, ni para escuchar música mientras voy en el metro pensando que llego tarde al concierto de turno porque me ha sido imposible salir antes del trabajo.

Me gusta pensar que los domingos o parte de ellos están hechos para escuchar música y para escucharla con todos los sentidos… Sí, mejor dicho, los domingos están hechos para sentir la música.
Esto es lo que hasta ahora más me ha hecho sentir en este domingo de abril. Disfrutad y sobre todo, lo dicho… ¡SENTID!

Deja tu comentario

  • Tranquilo, no lo publicaremos