09.05.2010
3 0


Es genial ir a conciertos todas las semanas y sin embargo pensar que irías a más si tuvieras más tiempo y si las cervezas no pasaran factura al día siguiente…

Es por eso que siempre he dicho que este es mi vicio (sin olvidarme de mi queridísima Coca-Cola…). No veo la forma de parar, de descansar de esto… Y por supuesto, no quiero. No, no estoy hablando de la cerveza… Estoy hablando de los conciertos…


Anoche pude ir a ver a una gentecilla que, como viene siendo habitual en mí, es de esos grupos que no había visto en directo aún porque he estado varios años invirtiendo mi tiempo dedicado a conciertos, a otro(s) grupo(s). No me arrepiento de haber dedicado tanto tiempo a aquello, en absoluto… Gracias a todo lo que viví, hoy soy quien soy y tengo a quien tengo a mi alrededor… Pero se me fue la oportunidad de ver a gente que ya no podré ver… Como por ejemplo Sexy Sadie… Simplemente porque decía: “Más adelante…”

Al directo de The Sunday Drivers he llegado tarde, pero justo a tiempo de no quedarme con la espinita que me quedó con Jaime y los suyos…

Cuando empezó con “(Hola) To See The Animals” ya pensé que la cosa empezaba muuuuy bien… Esa canción es tan especial desde el primer momento, cuando la oyes por primera vez no puedes evitar escuchar, que es diferente… No tardó en llegar “Specially”, “My Plan” y mi gran “Everything Reminds Me Of You”… Pero cuando ya pensaba que iban a tocar todo el último álbum seguido, fueron llegando canciones de los otros discos… “Do It”, “Day In Day Out”… Y por ejemplo, “Tears and Years” fue una gran sorpresa para muchos… Ellos mismos dijeron que querían darse un homenaje a ellos mismos tocando esta canción, aunque supongo que en realidad el homenaje fue a todos aquellos que llevaban cinco años sin escucharla en directo. Y llegó la hora del primer bis con “Little Heart Attacks” y el Teatro Circo Price se quedó con un escenario vacío y un público entregadísimo cantando eso de “La… la la la la,,.”. Para mí fue uno de los momentazos de la noche sin ninguna duda… Siempre emociona ver una respuesta del público tan bonita… “Rainbows of colours” fue de lo último que sonó en el Price junto a una pataleta (literal) del público como si de un niño de 5 años se tratara que parecía decir: “No os vayais…Aún no…”

Supongo que no soy la única a la que le gustó tanto el concierto que ni se enteró de que ya acababa… Y sólo digo que ojalá ese tiempo que se van a tomar no fuera definitivo…

Enormes estuvieron los Sunday.



(Gracias Pipi)



Please follow and like us: