UNA NOCHE ESPECIAL CON LA SONRISA DE JULIA

Reconozco que lo de las crónicas de conciertos no es algo que me apasione hacer… Pero cuando en un directo siento cosas como las que sentí anoche, me sale solo querer escribir sobre ello. Y es que me alegro tanto de hacer caso a mis impulsos de vez en cuando… Y de tener personitas a mi lado que sientan lo mismo.
El momento en el que decides hacer algo que te hace especial ilusión, todo lo demás pasa a un segundo plano y empiezas a sonreir más pensando en que cada vez queda menos para ese momento. Y cuando estás viviéndolo… ¿Cuántas veces habéis dicho: “aún no ha terminado y ya estoy deseando el siguiente”?
Así me sentí ayer, siempre he dicho que los conciertos son una droga pero me he dado cuenta de que no es del todo así. No todos los conciertos son una droga. Solo aquellos que te aislan por un rato del resto del mundo, cuando nada de lo que haya fuera importa durante unos minutos, esos en los que te da igual lo que piense el de al lado cuando bailas o cantas con todas tus fuerzas, cuando eres emoción en estado puro. Esa es mi verdadera droga: Conciertos como el del pasado sábado de La Sonrisa de Julia en Elche. Tengo que agradecer a la vida con insistirme tanto en poner en mi camino a esas tres personas, al final le hice caso y solo me han aportado cosas bonitas, muchas ilusiones y razones por las que creer que hay algo grande aquí.
Primeros acordes de Mundoalrevés y empiezan a desaparecer los nervios que nos acompañaban porque esta vez sí, todo señala a que este sería un gran concierto… Raúl, Curro y Marcos en el escenario… ¿y para qué más? No necesitaban más para llenarlo, solo ellos tres y su complicidad eran suficiente. Complicidad que se nota hasta en la forma de colocarse en el escenario, la disposición de los instrumentos era algo que llamaba la atención desde antes incluso de que salieran a escena. Los tres con su protagonismo y su importancia… Y todos de pie, batería incluido. Siguió Bipolar y Grito mientras nos dábamos cuenta de que la gente poco a poco se iba rindiendo a la magia de La Sonrisa en directo. Y hay una canción en la que me fijé especialmente el día del concierto en la Joy Eslava hace meses, desde entonces es de mis favoritas en los conciertos, la razón no la se pero está claro que me pasa algo con ¿Hay alguien más ahí? en directo. Después nos remontamos a ‘Volver a empezar’ para escuchar ¿Dónde está mi vida? antes de que llegara el momento de Libres, canción que da igual el tiempo que tenga o las veces que la escuches, es cuestión de dejarse llevar por el momento y hacer lo que sientas. Una de las partes más bonitas y emotivas del concierto en el momento de El tren, canción especial donde las haya y que me encanta que hayan recuperado además con ese toque tan diferente que le han dado sin perder su esencia. Sin perdón y ese comienzo que me vuelve loca era lo que seguía al tren. Últimamente han decido incluir en el repertorio una canción que según comentaban en una entrevista para este blog hace unos días antes no les parecía que funcionaba con la antigua formación y ahora sí. Esa canción era América. Era turno de una de las canciones que más puestos van escalando a media que la escucho (y eso que tiene su tiempo porque es de ‘Bipolar’ pero ya sabéis que cada canción tiene su época) y es que me encanta La Función. Después la magia de Luces de Neón inundó la Sala Camelot, una de mis baladas favoritas y no solo de La Sonrisa de Julia sino de la música en general, me parece una auténtica obra de arte… Es solo pensar en esta canción en directo se me pone la piel de gallina… En Llevo tu voz se pudo escuchar a toda la sala cantando y recordando aquella primera vez que veían a La Sonrisa con ese videoclip rodado en la playa… ¿os acordáis? Para mi es un claro ejemplo de como cambia la vida y de lo importante que es a veces dar una oportunidad para así dejarte sorprender. Llegó el momento de Puedo con su “parabapapapa”, canción que directamente enamora en el primer momento que la escuchas, además con esa fuerza del final y ese “yo se que puedo…” tan motivador. Después llegó Loco, empezando en acústico y siguiendo en eléctrico… Es lo que se llama “un temazo” en ambas versiones. Ya era el momento del bis, del que volvió Marcos solo con Náufrago. Ya con toda la banda sonó para terminar El hombre que olvidó su nombre pero quisieron hacer un regalo de cumpleaños a una persona especial para ellos así que no se fueron sin dedicarle como final de concierto Extraño
En los últimos meses La Sonrisa de Julia ha ido convirtiéndose en mucho más que un grupo de música para este blog y para mi como persona. Tienen mucho que enseñar al mundo y mucho que hacer sentir. Lo mejor de todo es que pronto se pondrá fecha a un nuevo álbum… Eso significa que aún hay muchas emociones e ilusiones por vivir a todo este ejército de La Sonrisa. 
Si como yo, los conocíais desde hace 10 años pero nunca les habéis dado una oportunidad en directo, os aconsejo que lo hagáis porque nunca es tarde para enamorarse :) 
Y oportunidades de verlos tenéis (¡afortunadamente un montón!):

18 febrero – Córdoba (Bourbon Café) 
24 febrero – Valladolid (Sala Bagur) + Miss Caffeina
25 febrero – Bilbao (Sala Azkena) + Miss Caffeina
9 marzo – Vigo (La Fábrica de Chocolate)
10 de marzo – A Coruña (Sala LeClub)

Deja tu comentario

  • Tranquilo, no lo publicaremos